Conseguir tu máximo rendimiento durmiendo bien

Dormir bien tiene un efecto positivo en la vida cotidiana. Nuestro rendimiento está fuertemente ligado al sueño. Por la noche, nuestro cuerpo se ocupa de las lesiones y se regenera. Ambos son importantes para un buen rendimiento deportivo. Por ello, te damos tres consejos para que empieces el día fresco.

Asegúrate de tener la temperatura adecuada

La temperatura adecuada es crucial para dormir bien, y una habitación con la temperatura correcta facilita conciliar el sueño y mantenerlo. A muchas personas les resulta más fácil descansar si su dormitorio está un poco más fresco, por ejemplo entre 16 y 18 grados. Lo mejor es ventilar la habitación durante al menos cinco minutos antes de acostarse.

Encuentra tu ritual de sueño perfecto

Para no tener problemas al conciliar el sueño, es útil tener un ritual establecido antes de ir a la cama. Elige una actividad que te relaje y descanse tu mente. No importa si te tomas una taza de té, haces una ronda de yoga o lees algo. Los hábitos establecidos favorecen un sueño reparador y facilitan la calma. Pronto notarás que tu cuerpo se acostumbra a los rituales.

Apaga tu móvil

Una de las cosas que más te despierta es tu móvil. Esto se debe en parte a la luz azul de la pantalla. Es muy similar a la luz del día y envía una señal al cuerpo para que se mantenga despierto. También impide la producción de la hormona del sueño, la melatonina. Aunque sea muy difícil, lo mejor es apagarlo antes de acostarse. Así tampoco te molestarán los mensajes entrantes.

La falta constante de sueño no sólo te hace sentir cansado y lento, sino que también puede ser perjudicial para tu salud a largo plazo. Si no le das a tu cuerpo el tiempo suficiente para regenerarse, es más fácil ponerte enfermo.